Página nueva 0

LA REPRODUCCIÓN

                   

 

La reproducción de los delfines es, muy similar a la de los seres humanos, ya que es también un mamífero.

 Para ello, el macho inicia un ritual de cortejo con el fin de conquistar a la hembra con la que poder copular y, de esta forma, salvaguardar la especie. Las técnicas de cortejo dependen de capa especie de delfín. Algunas utilizan una técnica muy galán en la cual los machos "entonan" versos de amor con el fin de conquistar a la hembra.

Una vez obtiene respuesta positiva por parte de la hembra empieza la fase de copulación entre los dos miembros. Estas cópulas son llevadas a cabo en ciertas épocas de los años dependiendo del hábitat de vida de la especie. Las de zonas más frías limitan su reproducción a la época de la primavera mientras que las especies que habitan en zonas de aguas cálidas o templadas se reproducen durante todo el año.

Una vez ha finalizado la etapa de copulación, la hembra entra en etapa de gestación en la cual el futuro delfín irá creciendo en su interior. Esta etapa está caracterizada por el largo tiempo que necesita para desarrollarse de forma satisfactoria, pues está, aproximadamente, sobre los 12 meses. Durante estos 12 meses de gestación las hembras son presas más fáciles y apetecibles por lo que nadan en el centro de las manadas protegidas por los machos. El ciclo reproductivo de la familia de los odontocetos (delfines) es superior a los 2 años ya que la hembra necesita reponerse del esfuerzo anterior.

El nacimiento es el momento esperado por la madre ya que es el momento en que se desprende de un peso que las suele dejar agotadas durante las migraciones. Por eso, muchas hembras suelen ayudar a la futura madre en el nacimiento del nuevo miembro de la manada de forma que, nada más se asoma el joven delfín, las hembras lo ayudan a subir a la superficie para que pueda obtener su primera inyección de aire. A continuación, el joven delfín descenderá para buscar a su madre y obtener su primera comida. La leche de los delfines es altamente rica en grasas y proteínas lo que provoca el crecimiento más rápido de las crías.

Por último diremos que los delfines tienen un ritmo de reproducción bajo, lo cual produce que si en una manada ve reducido su número de forma drástica pasará cierto tiempo hasta poder reocupar el número anterior de miembros. Haciendo un símil con los delfines es lo mismo que nos ocurre a nosotros

 

Regresar